“La necesidad de hermandad siempre está presente”. La relación de Fierro y “Los Hermanos Sean Unidos”

La pasión gastronómica de Carito Lourenço y Germán Carrizo no cabe en el menú que ofrecen cada semana en el restaurante Fierro. Con el programa de residencias gastronómicas “Los Hermanos Sean Unidos” han convertido a Valencia en la embajada gastronómica de Argentina durante 2018, atrayendo a los mejores chefs argentinos del mundo para cocinar a 6 manos en torno a la única mesa del restaurante Fierro.

– ¿Cómo se os ocurrió la idea de “Los Hermanos Sean Unidos”?

Carito Lourenço: La idea se nos ocurre hablando con varios cocineros, especialmente con Martín Milesi, que fue el primer cocinero que recibimos. Queríamos que viniera para compartir lo que estábamos haciendo en Fierro y en UNA (Londres). El plan inicial era unir fuerzas y demostrar que el concepto de restaurantes de una mesa es potente, con más gente haciendo cosas parecidas en el mundo.

Germán Carrizo: La idea es siempre compartir y al ser difícil movernos desde Valencia, decidimos que fuera al revés. Recibir a grandes cocineros en Fierro era muy importante

Carito Lourenço: Queríamos traer a Valencia distintos cocineros de distintas partes del mundo. Al principio no teníamos la premisa de que todos fueran argentinos, pero se fue armando un grupo súper bonito. Conocí a Paulo Airaudo en San Sebastián y dijimos de montar algo en Valencia. Todo el mundo fue aportando nombres de cocineros argentinos por el mundo y el grupo fue creciendo.

Martín Milesi aportó el nombre de “Los Hermanos Sean Unidos”, un nombre muy argentino, con mucha onda y mucha historia.

Al final todos hemos salido de Argentina, hemos viajado y visto cosas diferentes. Tenemos en común esas raíces argentinas que mezclamos con técnicas y otros aprendizajes que nos permiten hacer cosas distintas.

 

– ¿Por qué es tan importante el concepto de “hermandad” para la cultura argentina? ¿Y para vosotros, personalmente?

Germán Carrizo: Porque los hermanos son lo más grande que hay. Te tocan, no los eliges, pero son tus primeros amigos. Para mi, mis hermanos lo son todo.

Carito Lourenço: En Argentina las palabras “hermandad” y “amistad” son muy similares. Un amigo de Fierro es un amigo que es como un hermano. Un amigo entrañable, que está para todo, para lo que haga falta. La amistad en Argentina tiene un sentido muy familiar. Un amigo es como un hermano.

El caso de “Los Hermanos Sean Unidos” son colegas que se van convirtiendo en amigos. Llevamos 12 años fuera de Argentina. Hemos tenido poca vida social por haber trabajado siempre mucho y la necesidad de hermandad siempre está presente. Es bonito encontrarse con personas que sienten lo mismo y que están en la misma situación que nosotros y fuera de Argentina.

– ¿Cómo definiríais Los Hermanos Sean Unidos en tres palabras? ¿Y en una frase?

CL: Compartir, cocina, pasión. Unir vínculos a través de lo que mas nos gusta hacer que es cocinar y comer.

GC: Compartir juntos la cocina. Son unas jornadas en las cuales te das cuenta de que tu vida es la cocina.

 

– ¿Qué es lo que los chefs argentinos pueden aportar al mundo gastronómico? ¿Qué tiene de especial la mirada argentina sobre la alta cocina y la gastronomía?

GC: Una visión de búsqueda constante. Somos muy echados para adelante y siempre estamos queriendo buscar cosas nuevas.

En el pasado, Argentina nos ha aportado un sabor y una manera de comer, pero todos hemos pasado por Europa y allí hemos obtenido la técnica. Tanto el sabor como la técnica son valores fundamentales en la cocina.

CL: Argentina tiene una riqueza cultural importante por haber recibido inmigración e influencia española, portuguesa, italiana, alemana, suiza, o irlandesa.

La gastronomía argentina es muy variada porque tenemos muchos climas y muchos ingredientes. Esta variedad, unida a influencia migratoria recibida son la base sobre la que aportar la visión de cocineros que han salido y han viajado por el mundo.

Todos hemos podido dar otro enfoque a la cocina tradicional argentina con las técnicas que hemos aprendido. Es un proceso de ida y vuelta, de allá y de acá. Es muy lindo porque se va cerrando un círculo: Allá llegaron nuestros abuelos y la cocina tradicional argentina está influenciada por todo eso que ellos llevaron unido a los productos locales argentinos. Y ahora venimos nosotros con lo que hemos mamado de casa y nos encontramos acá con la otra parte, más todas las técnicas nuevas y la nueva gastronomía. Esa fusión, ese enfoque y esa apertura global puede aportar mucho en todos los sentidos.

 

– Ya han pasado 6 chefs invitados por FIERRO y aunque quedan 3 más por venir, cuáles han sido los 3 momentos más locos, difíciles, emocionantes o memorables que habéis vivido en “Los Hermanos Sean Unidos” hasta el momento?

GC: Uno de los momentos más emocionantes fue con con Víctor Trochi cuando recitó el comienzo de una canción al presentar uno de sus platos.

Tampoco olvidaré la cara de Pedro Bargero cuando entro en Fierro y vio la mesa. Fue brutal, fue como “¿Y esto es Fierro? Están locos…”.

La primera cena con Martín también fue emocionante. Cuando comienza algo es muy lindo y empezar con Martín era necesario.

CL: Que Julieta Caruso, re-embarazada, estuviera una semana con nosotros cocinando y compartiendo, dedicándonos ese tiempo de cocinar con su embarazo, eso ha sido muy brutal.

Todos los momentos compartidos en cocina o sacándolos a conocer Valencia son increíbles. Conocerlos personalmente a cada uno, su mirada de la cocina y al futuro, su visión de negocio, Aportarles y que nos aporten… Conocer su realidad. Todos esos momentos con cada uno de Los Hermanos son memorables, para quedarse con ellos en el corazón y el recuerdo.

Cuando en las cenas la gente se emociona y se hace ese silencio en el que no sabes qué les está pasando probando un plato, eso es increíble.

También nos encanta estar cocinando y reírnos en la cocina como si hubiéramos cocinado siempre juntos. No hemos tenido momento feos o difíciles de decir “esto no sale”.

 

 

Mauricio Giovanini, Diego Jacquet y Pablo Vicari. ¿Cómo definirías esta combinación que habéis preparado para Noviembre? ¿Qué tiene cada uno de especial?

GC: Dejamos a los mayores para el final jajajaja. Son los más experimentados, los mas grosos.

Mauricio tiene de especial su carácter y entrega a este proyecto, nos ha hecho sentir mucho a la distancia. Con Diego es old school total, pasión sin freno, y cocinar en París me ha encantado. Con Pablo tiene de especial que no nos conocemos y eso hace que todo sea muy nuevo.

CL: Es un coctel en el que cada uno tiene una personalidad super marcada. La visión de los cocineros argentinos puede ser súper rica y súper amplia. Se puede comer alta cocina desde puntos de vista muy diferentes:

Mauricio: investigación, técnica, jugar con sabores nuevos y de antaño. Comerte algo que cuando lo ves no te imaginas que su sabor vaya a resultarte tan familiar.

Diego juega con la fusión. Londres es una ciudad cosmopolita con mucha influencia cultural. A parte de la raíz argentina juega mucho con la parte oriental.

Pablo, me encanta. Trabajar con brasas y ser capaz de crear un menú de degustación con todo un equilibrio y un sentido. Propone un viaje con los productos del norte y del sur, con guiños de la parte argentina, trayendo productos y elaboraciones propias del viaje y el recorrido que él tiene: Argentina, mar del norte, mar del sur. Sin olvidar las carnes, por supuesto.

 

– ¿De qué estáis más orgullosos con respecto al Los Hermanos Sean Unidos? ¿Cuáles son los hitos más importantes que habéis logrado?

CL: Estamos orgullosos de la aceptación y de las ganas que cada uno le puso. Nos atrevimos a invitarlos, aun sin conocerlos, y todos ellos mostraron gran disposición sin conocernos a nosotros. Eso es mágico y es para estar orgullosos, porque demuestra que algo esta en sintonía entre nosotros. Significa que algo estamos haciendo bien y eso es para estar orgulloso.

GC: Juntar en un cartel a tanto cocinero argentino y poder traerlos a Fierro ha sido lo más groso, que se sientan como en casa, creo que ellos han disfrutado mucho y eso era lo más importante.

 

– Habéis traído a 9 chefs argentinos pero, ¿se os han quedado hermanos en el tintero?

CL: Obvio! Siempre te queda gente y más que sumas en el camino.

GC: Sí, Antonio Soriano, Fernando Rivarola, etc.

 

– ¿Qué planes tenéis para LHSU en el futuro? ¿Cuáles son los próximos pasos?

GC: Primero vamos a revisar si continuar con hermanos argentinos o pasaremos a hermanos del mundo, pero “Los Hermanos Sean Unidos” no se terminará nunca.

CL: Hemos logrado que se vayan con buenos recuerdos y una linda experiencia. Ahora seguimos conectados y que vuelvan a Valencia. Es importante. También nos gustaría hacer la vuelta o poder ir a cocinar a otros sitios que surgen de la hermandad. ¡Estén atentos porque pueden pasar muchas cosas!